1. Todo lo que existe Dios lo ha hecho y tiene un fin: darle Gloria a Él y someterse a Sus mandatos.

2. Todo se somete a la Voluntad de Dios en el cielo, en la tierra y en los infiernos.

3. Solo a ti - al hombre-, Dios te ha dejado libre por un tiempo, breve tiempo, en el pequeño espacio de la tierra, para luego sancionar tu libertad con un premio o un castigo eternos.

4. Los ángeles ya pasaron la dura prueba de su propia libertad. Unos fueron premiados y otros arrojados al infierno, eternamente. Los que gozan ya no son libres para dejar de gozar, ni los que sufren son libres para dejar de sufrir.

5. Para los que habitan en la eternidad el tiempo de la libertad ya se ha acabado. Los ángeles y los difuntos ya corrieron el riesgo de su propia libertad.

6. Dios creó al primer hombre en Su gracia y amistad, para Dios implantar el Reino Suyo en ésta tierra. Pero como el hombre pecó, es la tierra la que domina al hombre. Pero Dios quiere volver las cosas como eran al principio. No quiere Dios que el hombre sea esclavo de la tierra.

7. No pretendas ser famoso, sino cumplir la Santa Voluntad de Dios.

8. A ti te hará Dios muy fecundo si cumples Su Santa Voluntad. Dios será, tu director y guía.

9. Cuando Dios pide algo, provee los medios para que se cumpla Su Santa Voluntad.

10. Lo que más le gusta a Dios del hombre es la obediencia a Su Santa Voluntad. La obediencia es la máxima prueba del amor y de la fe.

11. Los ángeles de Dios actúan siempre a favor de los que cumplen Su Santa Voluntad.

12. No hay nada que añadir, ni nada que quitar, cuando las cosas vienen de parte de Dios.

13. Rebeca al saberse escogida por Dios como esposa de Isaac, dijo: "sí, quiero". Igual fue la respuesta de María. Esa es la respuesta que Dios espera de ti para hacer Su Santa Voluntad.

14. Dios hace fecundo el vientre estéril de la mujer que cumple Su Santa Voluntad. Y hace fecundo el vientre anciano de aquella que cumple Sus Mandatos.

15. Desde las entrañas de la madre, Dios a unos los hace más fuertes que a otros, según le place a Su Santa Voluntad.

16. Casados o solteros, lo que importa es que cada uno cumpla la Santa Voluntad de Dios. Dios a unos los quiere casados, a otros viudos, a otros célibes. No es el hombre el que marca su destino, sino Dios.

17. No se trata de hacer mucho o poco, sino de hacer a cada instante la Santa Voluntad de Dios.

18. Ama Dios tanto a los que cumplen Sus Mandatos, que aunque caven en el árido desierto encontrarán un manantial.

19. La obediencia a los mandatos del Señor es fuente segura de prosperidad.

20. Trabajar es bueno pero es poca cosa. A Dios sólo le satisface amarle y hacer Su Santa Voluntad.