1. Enciende tu corazón con la Palabra de Dios y así se difundirá ella como llama entre los bosques.

2. Expresa con palabras de hoy la Palabra de siempre, esta es la tarea, hijo, que a ti te pongo. Extraer de la Palabra eterna, las palabras para hoy, sin cambiarle su sentido.

No te pierdas en el bosque de detalles técnicos, sino que sigue fielmente y con sencillez el camino que te lleva a Dios, que Yo te indico.

3. La Palabra de Dios también se encuentra en la selva, en la montaña, en el viento y en el mar. ¿Enviarías tú un niño solo a que busque la Palabra de Dios en la selva amazónica? Eso hacen los que tratan de interpretar las Escrituras sin tener en cuenta las enseñanzas de la Iglesia y la santa tradición.

4. Casi todo explorador que se mete en la espesura de la Biblia, sin conocer la doctrina de la Iglesia, es un perdido más para la Iglesia y un enemigo de la Madre de Dios.

5. Casi todos los "buenecitos" que leen la Biblia, atacan a la Madre de Dios, a la Iglesia de Cristo y al sucesor de Pedro.

6. Esos "buenecitos" son los fariseos modernos que no fuman ni beben. Son santurrones que se escandalizarían nuevamente si hubiesen visto a Cristo tomar vino y comer con pecadores.

7. La Escritura parece la historia del fracaso de Dios para implantar su Reino entre los hombres; pero no, Dios no fracasa.

8. La escritura muestra el llamado de Dios y la ruina del hombre ante el rechazo del amor de Dios.

9. La Palabra de Dios proviene de la inmensa eternidad.

10. La Palabra de Dios es luz que alumbra y fuego que derrite el más duro corazón.

11. Sus Palabras queman solas. Esta es la prueba de que lo dicho es de Dios.

12. Dios es Idea de Sí Mismo. Dios es Verbo, es Palabra que se escucha a Sí Mismo. Cuando el hombre escucha a Dios, se hace palabra semejante a Dios; pero no igual.

13. Dios es Conocimiento que se conoce a Sí Mismo. Cuando el hombre conoce a Dios se hace semejante a Dios, pero no igual, porque Dios es sólo Uno.

14. Dios en su más íntima esencia no es un ser solo y aislado, sino un hogar de tres personas: Padre-Hijo-Espíritu Santo.

15. Dios es Hogar, unido e inseparable, donde todas las Personas andan juntas; donde está Una, están las otras Dos; lo que hace Una, lo hacen las otras Dos.

16. Dios actúa en barra y en equipo: El Equipo Celestial de las Tres Personas Divinas; cada una siendo Dios, no son tres dioses, sino Uno, Único e Indivisible Dios.

17. Cuando Dios actúa pone a funcionar el Motor Omnipotente de Su Trinidad Divina y las Tres Personas actúan.

18. La Creación es obra de las Tres Divinas Personas , de la Trinidad de Dios. La Redención es obra de las Tres, de la Trinidad de Dios. La Encarnación es obra de las Tres, de la Trinidad de Dios: por querer del Padre; por actuación y Gracia del Espíritu Santo; por Encarnación del Verbo Eterno, en las entrañas virginales de María.

19. ¡María es Madre de Dios y Dios es Trinidad! Donde está el Hijo, está el Padre y el Espíritu Divino. Por eso cuando el Verbo Eterno reposaba en las entrañas virginales de María, allá con El tenían que estar el Padre y El Espíritu Divino.

Las entrañas de María fueron lugar de reposo de la Trinidad Divina de los cielos. "El Verbo se hizo carne"; pero el Hijo Dios es inseparable del Padre y del Espíritu Santo Dios. ¡María es Madre de Dios!.

20. La Palabra de Dios, como la llama, siempre atrae las miradas de los hombres, para que confíes en ella.