1. El vacío de Dios, lleva a buscar el gozo en las cosas de la tierra. El vacío de las criaturas, lleva a buscar el gozo en las cosas de Dios.

2. Los ojos no sólo ven, sino que recogen para adentro y llenan el corazón de lo que ven.

3. Sólo tienes dos opciones: llenarte del cielo o del polvo de la tierra. Escoge, que lo que quieras se te dará.

4. En la medida que te desprendas serás feliz.

5. Si al ir despojando tu corazón de los apegos, te da tanta alegría ¿Cómo será cuando lo llenes completamente de Dios?

6. Dios a unos los colma de bienes y los bienes son su cruz; a otros Dios los bendice con la cruz liviana de la pobreza.

7. Cuando no se está apegado a nada se puede pensar en Dios.

8. Mientras menos tengas más te llenas, mientras menos tengas, Dios más tiene que darte.

9. Dios necesita de ti, y que nada de la tierra te distraiga, para que puedas pensar en Él.

10. Cuando esperas más, te llega menos; pero cuando estés desprendido te llegará más de lo que antes esperabas.

11. No te faltará nada cuando no tengas nada.

12. Renuncia a los consuelos para que Dios pueda darte Su consuelo.

• Renuncia a las compañías para Dios poderte acompañar.

• Renuncia a tus negocios personales para que te ocupes de los negocios de Dios.

• Renuncia a tu futuro para que Dios pueda darte Su presente eterno.

• Renuncia a tu presente para que tengas de presente a Dios.

13. Dale todo lo tuyo y Él te dará todo lo Suyo:

• Dale tu tiempo y Él te dará la eternidad.

• Dale tu inteligencia y Él te dará la de Él.

• Dale tu voluntad y Él te dará Su amor.

• Dale tu pasado para Él limpiarlo con el pasado Suyo.

• Dale tu debilidad y Él te dará Su fortaleza.

• Dale tu enfermedad para que Él te de Su medicina.

• Dale tu dolor para Él mezclarlo con el Suyo.

• Dale tu pobreza para Él darte Su riqueza.

• Dale tus gustos para Él poderte hacer feliz.

• Dale tu vida y El te dará la vida Suya.

• Dale tu memoria y El te tendrá en la memoria Suya.

• Dale tu experiencia y El te transmitirá la experiencia Suya.

• Dale tus conocimientos y El te dará el conocimiento Suyo.

• Dale tus servicios y El te servirá a ti.

• Dale tu capacidad de entrega para Él poderse entregar a ti.

• Dale tu atención y El te atenderá a ti.

• Dale tus proyectos para Él darte los proyectos Suyos.

• Dale tus ilusiones para Él transmitirte las ilusiones Suyas.

• Dale tus sueños y El te dará los sueños Suyos.

• Dale tu cielo para Él darte el cielo Suyo, desde ya desde la tierra.

• Dale tu deseo de recibir amor para que recibas el amor Suyo.

14. Dale, pero dale todo, porque a Dios no le gusta compartir.

• Dale, pero dale todo porque Dios no recibe nada a medias.

• Dale, pero no le des a medias, porque Dios no paga a medias.

15. Dale tu "si", para decirle que Le sigues o dale de una vez tu "no", para decir que Lo rechazas.

16. Le gusta a Dios que sus hijos estén desprendidos –no apegados- a las cosas que tienen, pero eso no justifica la suciedad, el desorden, el mal gusto y el descuido.

17. Si el que carece de algo, no está desprendido de eso que no tiene, no vive la pobreza, porque la pobreza está en el desprendimiento.

18. Si el que tiene algo lo cuida sin ningún apegamiento, ese vive la pobreza.

19. Dios te quita todo para poder darte todo: te quita el dinero para poder hacerte rico de verdad, te quita los amores de la tierra, para El poderte dar amor de verdad.

20. Convéncete que nada pierdes cuando pierdes cosas o el aprecio de personas de la tierra, mientras tengas a Dios nada has perdido, porque el que tiene a Dios lo tiene todo.