Mensaje del Señor para las familias de sus hijos e hijas de su Cívitas. (feb 11 de 2000)

• Tengan siempre presente, hijos Míos, que Yo los he unido en amor y fe y que ya no son dos sino una sola alma, un solo cuerpo y un solo espíritu.

• Llénate como luna llena, del esplendor y del brillo que te brinda Dios. Llénate como el mar, de gotas de sabiduría.

• Llénate de la sabiduría de Dios, para que des de tú reboso.

• Tú, hijo Mío, como cabeza que eres de tu esposa, ámala como Yo amé a Mi Iglesia y la sigo amando.

• Tú, hija Mía, ama también al compañero que te he dado. Es Mi Bendición que los bendice y se derrama sobre ustedes. Es una gran unción que derramo desde Mi Corazón Sacratísimo para ustedes Mis hijos.

• Esta es la misión que Yo les doy a cada uno de Mis hijos de Mi Cívitas: orar y ofrecer sacrificios por las familias del mundo entero porque Yo quiero Reinar en los hogares y es en el templo del hogar donde quiero ser enseñado, escuchado, adorado y bendecido. Sí Reino en cada hogar Reino en el mundo.

• El enemigo de Dios ha extendido su reino en los corazones de los hombres para destruir los hogares, prostituir las relaciones matrimoniales y abrir así las puertas a la infidelidad.

• Quiero que Mis hijos y Mis hijas de Mi Cívitas sean testimonio de fe y de amor, sembradores de paz en la familia.

• Yo, Jesús de la Misericordia, los bendigo, les enseño y les pido que no olviden la misión que les he dado.

1. A veces el amor humano humilla; pero siempre el Amor Divino exalta.

2. No alcanza la imaginación a percibir lo que satisface el Amor Divino.

3. A veces el amor humano causa inquietud; pero siempre el Amor Divino causa paz.

4. A veces el amor humano revuelve el interior del alma, pero el Amor Divino la engrandece siempre.

5. Cada quien ama según el tamaño de su corazón.

6. El corazón de una criatura por más grande que sea es limitado. El corazón de Dios es infinito y lo tiene reservado para ti.

7. El amor es consuelo de la muerte.

8. Nunca des por conquistado el corazón. El corazón humano y el Divino hay que conquistarlo a cada instante.

9. La vejez arrasa la belleza y deja todos los defectos.

10. En ocasiones el amor humano achica, pero el Amor de Dios siempre engrandece.

11. El amor de la tierra te puede llegar a esclavizar; pero el Amor de Dios siempre libera.

12. El amor humano te pone en contacto con todas las realidades de la tierra, y el Amor Divino con todas las realidades de los cielos.

13. El amor humano se soporta y el Divino se disfruta.

14. El amor humano a veces es peso que agobia, pero el Amor Divino es turbina que vuela.

15. El amor humano descubre todos los defectos; el Amor Divino descubre todas las virtudes.

16. El amor humano exige su sustento; el Amor Divino te sustenta.

17. El amor humano pide; el Amor Divino da.

18. Al amor de la tierra vas a dar; al Amor Divino vas a recibir.

19. El amor humano exige en ocasiones sufrimiento; el amor de Dios es todo gozo aún en el dolor.

20. En el amor humano se ven las necesidades; en el Amor de Dios sólo se ven satisfacciones.